Todos aquellos usuarios que hayan usado cualquiera de los sistemas operativos Windows, saben que el sistema está continuamente recibiendo actualización que los desarrolladores de Microsoft crean, para corregir diferentes errores o vulnerabilidades, que en el momento de la creación del sistema operativo se pasaron por alto.

En el nuevo sistema operativo Windows 8, esta función también está presente, y al igual que ocurriera con sus antecesores, viene activada por defecto. Todo esto conlleva una serie de ventajas, pero también una serie de inconvenientes.

Ventajas: Te aseguras siempre de tener tu sistema totalmente actualizado, comodidad de no tener que instalar las actualizaciones manualmente, corrección de errores de fábrica, eliminación de vulnerabilidades ante hackers y/o virus.

Desventajas: Algunas veces se nos instalan actualizaciones o partes de actualizaciones innecesarias, durante las actualizaciones puede disminuir la velocidad de navegación en Internet, también puede ralentizar el funcionamiento de nuestro equipo e incluso reiniciar el equipo.

No obstante, aunque Windows 8 posee esta función activada por defecto, no hay nada que nos impida desactivar las actualizaciones automáticas. Pero ojo, porque esto no significa que no podamos actualizar nuestro sistema operativo. Con esto lo que desactivamos es que se realice de manera automática, por lo que ahora seremos nosotros como usuarios, los que tendremos que realizar las búsquedas de actualizaciones y elegir de manera manual cuales queremos instalar y cuáles no.

Gracias a ello podremos elegir que actualizaciones son necesarias para nosotros y cuáles no. Además de poder elegir en qué momento queremos que se instalen las actualizaciones para así evitar que interfieran con nuestras tareas o uso diario de nuestro ordenador.

Pues bien para desactivar esta función, lo primero que debemos hacer es realizar la búsqueda y entrar en el "Panel de control". Una vez dentro deberemos hacer clic en la opción "Sistema de seguridad" para entrar en ella.

Una vez dentro de dicho menú deberemos buscar la opción "Windows Update" y justo debajo de esta, hacer clic en la sub opción "activar o desactivar actualizaciones automáticas".

Una vez dentro, podremos apreciar una lista desplegable en la que nos aparecen varias opciones, con las que podremos configurar las actualizaciones de nuestro sistema operativo; "instalar actualizaciones automáticas (recomendado)", "descargar actualizaciones pero permitirme elegir si deseo instalarlas o no",  "buscar actualizaciones pero permitirme decidir si deseo descargarla e instalarla" y "no buscar actualizaciones (no recomendado).  

Una vez seleccionada la opción que mejor se adapte a nuestras necesidades. Pulsamos aceptar y los cambios quedarán guardados y serán aplicados a partir de ese mismo instante.